18 de septiembre de 2020

Blended learning, más allá de la clase presencial

En este artículo realizamos una revisión en profundidad de la literatura de diferentes análisis y meta-análisis producidos en los últimos años para definir el concepto de e-learning y su incidencia en el ámbito universitario. 

A partir de los modelos, las herramientas y las estrategias que pueden aplicarse en la Educación Superior desde la perspectiva del profesorado, del alumnado o de la planificación del proceso de enseñanza-aprendizaje, ofrecemos una serie de recomendaciones orientadas a la planificación pedagógica y la integración de diferentes modalidades de formación (e-learning, b-learning y presencial), teniendo en cuenta la necesidad de orientar los procesos de formación a partir de la necesidad de flexibilidad y cambio continuo. 

Modelos de b-learning

Abordamos el b-learning desde una perspectiva general orientada a la planificación de su uso en la Educación Superior como una estrategia de cambio de carácter organizativo.

---

Salinas Ibáñez, J., de Benito Crosetti, B., Pérez Garcies, A., y Gisbert Cervera, M. (2018). Blended Learning, más allá de la clase presencial. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 21(1), pp. 195-213. doi: https://doi.org/http://dx.doi.org/10.5944/ried.21.1.18859

16 de septiembre de 2020

Cómo escribir un resumen para una publicación científica

Por Luis-Miguel Romero

https://doi.org/10.3916/escuela-de-autores-140

El título, el resumen y las palabras clave tienen tres funciones básicas: 1) Son los metadatos con los que se indexan nuestras publicaciones, las cuales definirán -en base a criterios de búsqueda- su posicionamiento en buscadores (SEO Académico) o su emergencia en bases de datos; 2) Es una manera de sintetizar lexicalmente todo el recorrido del manuscrito, desde sus antecedentes, posiciones epistemológicas y métodos aplicados, hasta sus resultados, principales hallazgos y avances y ¿por qué no?; 3) Son el «gancho» (bait) para atraer el interés de lectores y otros investigadores, lo que es definitivo a la hora de lograr visibilidad e impacto, ergo citas.

Sin embargo, una de las claves y reglas no escrita de un resumen o abstract científico es que debe ser informativo, objetivo y veraz. Aunque algunas revistas permiten ciertas licencias narrativas en los títulos -justamente para llamar la atención-, los abstracts deben guardar con cierta solemnidad una estructura y forma redaccional que permita comprender, en pocas palabras, el contenido más importante del manuscrito. De hecho, para la vasta mayoría de los lectores, lo único que se leerá del paper será el resumen, por lo que es responsabilidad de los autores que este sea una versión concentrada del artículo. Por esta razón, el resumen es, paradójicamente, lo último en escribirse y lo primero en leerse.

Cuando leemos un resumen en la mayoría de revistas de Ciencias Sociales, este suele tener la misma estructura IMRDC (Introducción, Métodos, Resultados, Discusión y Conclusiones), aunque hay disciplinas en las que los resúmenes son solamente la descripción del método y de los hallazgos, como sucede en casos clínicos o en muchas revistas del ámbito de la ingeniería, las Ciencias Experimentales y las Ciencias de la Salud.

Ejemplo de título llamativo y resumen solo con resultados.
Fuente: Dutton, R.T., Foster, J.C., & Jack, M.A. (1999). 
BT Technology Journal, (17), 172-177.

Asimismo, hay publicaciones que exigen abstracts estructurados -como es el caso de la editorial Emerald-, mientras que en otras es un solo bloque de texto, que suele ir de 150 a 300 palabras, con la estructura IMRDC.

Ejemplo de resumen estructurado.
Fuente: Romero-Rodríguez, L.M., Civila, S., & Aguaded, I. (2020). Otherness as a form of intersubjective social exclusion. Conceptual discussion from the current communicative scenario. Journal of Information, Communication and Ethics in Society, Vol. ahead-of-print (No. ahead-of-print). 
https://doi.org/10.1108/JICES-11-2019-0130

Sin embargo, la gran mayoría de publicaciones (como es el caso de la Revista Comunicar) y de congresos piden un abstract en un solo bloque de texto (párrafo), que suele estar dividido por una estructura redaccional implícita:

Secciones de un resumen

Antecedentes: Esta sección suele ser la parte más corta (entre 2 y 3 oraciones) y sintetiza qué es lo que se conoce sobre el problema de investigación y cuál es el objetivo del estudio que se pretende informar.

Métodos: Usualmente, esta parte es la segunda con mayor longitud del resumen, pues debe contener suficiente información para entender la investigación que se realizó. Usualmente incluye la descripción del tipo de investigación (de campo, experimental, documental), el diseño de investigación (cualitativo, cuantitativo o mixto), el instrumento, la muestra, las técnicas muestrales y las técnicas de investigación.

Resultados: Sin duda, la parte más importante (y extensa) del resumen. Debe ser descriptiva y suficientemente informativa, comprendiendo además que debe estar alineada con el objetivo presentado en los antecedentes. Algo muy extendido en las Ciencias Sociales -y que considero una mala práctica- es presentar aquí afirmaciones como: “Las tasas de respuesta de la audiencia son distintas, dependiendo su edad”, siendo lo correcto “Las tasas de respuesta de la audiencia difieren por edad (≤25 años= 4.5 – muy de acuerdo; ≥26-≤50= 3.2 – de acuerdo; ≥51= muy en desacuerdo).

Conclusiones: Exponen, en un par de oraciones, el mensaje o interpretación final de los resultados, así como otros hallazgos importantes o inesperados. Es habitual que en esta sección los autores expresen alguna opinión (sustentada) sobre las consecuencias prácticas o teóricas, así como el valor de su investigación para futuros estudios.

Ejemplo de resumen en bloque con sus cuatro componentes.
Fuente: Díaz-López, A., Maquilón-Sánchez, J., & Mirete-Ruiz, A. (2020). Maladaptive use of ICT in adolescence: Profiles, supervision and technological stress. [Uso desadaptativo de las TIC en adolescentes: Perfiles, supervisión y estrés tecnológico]. Comunicar, 64, 29-38. https://doi.org/10.3916/C64-2020-03

Algunas claves para redactar tu resumen

Claridad: El resumen debe dar a entender lo tratado en el artículo sin necesidad de tener que leer el artículo para comprenderlo.

Sencillez: La tendencia en casi todas las disciplinas es exponer en el resumen de forma que pueda comprenderlo la mayoría de los lectores. No solo escribimos para nuestros colegas investigadores de nuestra disciplina, sino también para estudiantes, periodistas, profesionales e investigadores de otros ámbitos.

Concisión: No adornes el texto, no es necesario. Expresiones como “Como principales resultados de este estudio se expone que…” o “A lo largo de la presente investigación”, lo que hacen es engrosar el conteo de palabras, por lo que después tendemos a sacrificar lo importante para adaptar el resumen a las normas de la revista.

Utiliza palabras distintas: Una de las claves del SEO aplicado a los artículos es justamente evitar repetir las mismas palabras del título en el abstract y en las palabras clave. Si es posible, intenta utilizar sinónimos que amplíen el abanico de etiquetas y metadatos que pueden ser claves a la hora de emerger en una búsqueda.

No incluyas citas: Para eso ya está el texto del manuscrito. Sin embargo, hay ciertas excepciones sobre esto, como es el caso de mencionar modelos de análisis o técnicas que provienen de una investigación “Para ello, se utilizará el modelo de calidad informativa de Romero-Rodríguez et al. (2020)”.

Atiende a las normativas de la revista: Las revistas suelen exponer la forma en la que desean que se estructure el abstract y su extensión. De no ser así, revisa algunos de los manuscritos recientemente publicados para darte cuenta de su estilo.

Impersonal: Al igual que en el texto, el resumen debe evitar la primera persona. Expresiones como “A partir de ello hemos ejecutado la prueba de Kappa de Fleiss” sobran en el léxico científico.

---

Tomado de Comunicar: Escuela de Autores con permiso de sus editores.

14 de septiembre de 2020

¿Hacia la Ubersidad? Conflictos y contradicciones de la universidad digital

La universidad es una institución con una larga historia, que ha propiciado y sobrevivido a múltiples cambios a lo largo de los siglos. 

En las últimas décadas, los cambios parecen acelerarse, ligados en parte a la tecnología.

La digitalización está teniendo un gran impacto en cómo desarrolla sus funciones la universidad. 

Pero dichos procesos no son lineales ni simples, sino que se traducen en cambios complejos, ambivalentes y conflictivos. 

En este trabajo se pretende analizar algunos de los efectos más relevantes de la implementación de las tecnologías digitales en la docencia e investigación universitarias desde un punto de vista socio-material. 

Es decir, no nos centraremos en esas tecnologías como objetos, ni en la realidad de las personas en ese contexto, sino en cómo las relaciones establecidas entre sujetos y objetos afectan a la acción que tiene lugar en la universidad, como realidad compleja. 


Para ello, el presente artículo plantea un análisis que va de lo particular a lo general. En primer lugar,se tratará brevemente cómo afecta “lo digital” a la docencia y la investigación. 

A continuación, se esbozarán algunas ideas sobre futuros posibles ligados a la tecnología digital y, para finalizar, se propondrán algunas ideas sobre cómo analizar el impacto de la tecnología en la universidad desde una perspectiva crítica.

---

Adell Segura, J., Castañeda Quintero, L., y Esteve Mon, F. (2018). Hacia la Ubersidad? Conflictos y contradicciones de la universidad digital. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 21(2), pp. 51-68. doi: http://dx.doi.org/10.5944/ried.21.2.20669

11 de septiembre de 2020

El debate sobre el pensamiento computacional en educación

En los últimos años, un creciente número de países ha introducido el pensamiento computacional en el currículo de la educación obligatoria. 

En este texto, en primer lugar, analizamos brevemente algunos de los problemas que genera la ausencia de una definición consensuada de pensamiento computacional y un marco conceptual que guíe su integración en el currículo de las diversas etapas, la relación con otras disciplinas y con la competencia digital, su evaluación, la formación el profesorado, etc. 

En segundo lugar, se describen algunos elementos del proceso seguido en España para promover su inclusión en el currículo, un ejemplo de “política rápida” similar al de otros países, caracterizado por la compresión temporal y la fusión indiscernible de intereses públicos y privados. 

Diferentes marcos conceptuales del pensamiento computacional

Finalmente, se sugiere que el discurso sobre el pensamiento computacional en educación evita el debate sobre cómo contribuye a los fines de la educación obligatoria y sobre sus asunciones previas, y sus implicaciones políticas y económicas.

---

Adell, J. S., Llopis, M. A. N., Esteve, M. F. M., y Valdeolivas, N. M. G. (2019). El debate sobre el pensamiento computacional en educación. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 22(1), pp. 171-186. doi: https://doi.org/10.5944/ried.22.1.22303

9 de septiembre de 2020

¿Sabemos convertir la tecnología en una herramienta de aprendizaje? El blog en el aula universitaria

Por Pablo-César Muñoz-Carril [i], Mercedes González-Sanmamed [ii] y Eduardo-José Fuentes-Abeledo [iii]i, iii Universidad de Santiago de Compostela, ii Universidad de A Coruña

Palabras clave: Educación XX1, blog, estudiantes, formación inicial, educación superior, aprendizaje.

Nadie pone en duda de que los avances tecnológicos acelerados que estamos viviendo han llevado a transformaciones sociales radicales que exigen un aprendizaje más flexible, diverso y abierto. La influencia de factores como la conectividad de red, el empoderamiento de los estudiantes, la superación de las barreras geográficas y espaciales, así como la importancia del aprendizaje no formal e informal está llevando a una transformación radical en el modo en cómo, dónde y cuándo aprender. Los nuevos formatos de aprendizaje que, poco a poco, se están implantando, ya sin vuelta atrás, necesitan una ampliación cualitativa y cuantitativa de las competencias docentes. Esto requiere nuevos diseños en la formación inicial y continua de los docentes, de todas las etapas y espacios educativos, para poder responder a las demandas que plantea la sociedad en general, y los estudiantes en particular. Para ello se impone saber generar espacios de formación innovadores en los que la tecnología se convierta en una herramienta de aprendizaje durante la formación inicial y continua del profesorado.

Entre todos los posibles recursos, elegimos el blog, herramienta ampliamente reconocida por sus contribuciones al proceso de profesionalización del profesorado: contribuyen al desarrollo de habilidades digitales, inciden positivamente en el aprendizaje de las diferentes asignaturas, establecen y mantienen redes de aprendizaje colaborativo, fomentan la reflexión, y mejoran las habilidades de escritura, entre otras potencialidades. Y si nos centramos en la formación inicial del profesorado, contribuyen a mejorar la práctica educativa y, al mismo tiempo, pueden servir como estrategia de enseñanza.

Ahora, debíamos contrastar estas afirmaciones y comprobar si realmente el uso del blog en un aula de estudiantes de Magisterio facilita la mejora de la práctica educativa. Para poder demostrar esta hipótesis, propusimos una investigación que analizara aquellos factores que inciden en la posibilidad de uso de los blogs como herramienta para continuar aprendiendo por parte de futuros docentes de educación infantil. En ella participaron 222 estudiantes de Magisterio de una misma universidad organizados en 3 cohortes distribuidas en 13 grupos de aula. Todos ellos cursan una asignatura de formación básica del Grado en Educación Infantil. El alumnado, tras su experiencia a lo largo del curso en el uso de blogs, respondió a un cuestionario en línea. Dicho cuestionario fue diseñado a partir de un modelo sustentado por diversos constructos derivados primordialmente de la teoría socio-cognitiva y del modelo de aceptación tecnológica. La figura que se muestra a continuación ilustra el modelo de investigación utilizado.

Figura 1. Modelo de investigación. Adaptado de Ifinedo (2017).

Los resultados indican que la auto-eficacia percibida en el uso de blogs por parte de los estudiantes tiene un efecto positivo de carácter medio y significativo en relación a la utilidad percibida de este tipo de herramientas por parte del alumnado. Además, se ha encontrado una relación positiva, significativa y con un tamaño de efecto elevado, en la percepción de auto-eficacia de los estudiantes del Grado en Educación Infantil en relación con la facilidad de uso de los blogs, resultado que respalda la opinión de que los estudiantes con un alto nivel de autoeficacia para usar blogs, probablemente integrarán estas herramientas sin mayores dificultades en su contexto de aprendizaje, debido precisamente a su facilidad de uso.

Se han hallado valores significativos entre las expectativas de resultados personales y la percepción de utilidad. Esto muestra que los estudiantes están de acuerdo en que el uso de blogs para aprender de forma significativa sobre los contenidos propios de la materia puede resultar útil para mejorar los aprendizajes. En lo referido al apoyo percibido para mejorar los vínculos sociales y su relación con la variable percepción de utilidad de los blogs, se encontró un nivel de significación elevado con un tamaño de efecto moderado. Se puede decir que a aquellos estudiantes que reflexionaron sobre el uso de los blogs como herramientas colaborativas facilitadoras de la interacción entre compañeros y otros agentes educativos, les resultó sencillo apreciar los beneficios de utilizar estas aplicaciones para aprender. Resultados que refrendan la importancia de utilizar los blogs como sistema para la mejora de las relaciones sociales y colaborativas en los contextos universitarios.

En cuanto a la auto-eficacia percibida y su influencia respecto a las expectativas de resultados personales, los datos obtenidos reflejan una relación positiva y significativa entre ambas variables, con un tamaño de efecto elevado.

En lo concerniente a la percepción de utilidad de los blogs, así como a su facilidad de uso, ambas variables han mostrado tener una influencia positiva y significativa, con un tamaño de efecto moderado, respecto a la actitud manifestada por los estudiantes.

Los datos también han revelado que aquellos estudiantes que tienen actitudes favorables hacia el uso de blogs en entornos de aprendizaje, se muestran mucho más proclives a continuar utilizando esta tecnología en sus actividades académicas. Paralelamente, los alumnos que poseen actitudes favorables hacia el uso de blogs, tienen más probabilidades de emplearlos como herramienta para estimular su curiosidad e imaginación, así como para participar de forma lúdica en el marco de un ambiente de aprendizaje placentero.

Asimismo, se ha podido confirmar que alumnos que han experimentado sensaciones de disfrute utilizando blogs, son más proclives a continuar empleándolos en su aprendizaje.

Los resultados obtenidos suponen una hoja de ruta que invita a reflexionar en torno a qué aspectos se deberían contemplar para propiciar o contribuir a que los futuros docentes de Educación Infantil, en este caso, pero transferible a todas las etapas educativas, continúen utilizando blogs para aprender.

No queremos finalizar esta entrada sin aportar algunas recomendaciones que consideramos especialmente útiles para los formadores de futuros docentes:

  • Aconsejamos vivamente que se elaboren materiales y se implementen sesiones de formación iniciales para que los estudiantes aprendan no solo el manejo básico o avanzado de un blog, sino también sus posibilidades educativas y profesionales.
  • Consideramos fundamental que, durante el proceso de utilización de los blogs, los estudiantes dispongan de orientaciones claras por parte de los docentes que les permitan identificar la utilidad de las tareas que están realizando y cómo abordarlas de forma eficaz.
  • Animamos a que el profesorado participe de forma activa en el diseño y desarrollo de los blogs del alumnado, aportando continua retroalimentación que sirva de andamiaje para el desarrollo de aprendizajes de tipo constructivista y conectivista.
  • Recordamos que las actividades formativas propuestas han de ser variadas y heterogéneas, debiendo ser percibidas como auténticas y útiles para el alumnado.
  • No olvidemos que las metodologías colaborativas potencian el sentimiento de pertenencia al grupo-clase, promoviendo de esta forma la comunicación horizontal, la motivación para la participación, así como la expresión no solo individual, sino también colectiva.
  • Diseñemos situaciones en las que los estudiantes desempeñen verdaderamente un rol activo y reflexivo, favoreciendo la auto-evaluación y co-evaluación de la propia práctica.
  • Integremos los blogs en el marco del proceso de enseñanza-aprendizaje, interconectándolos con otras herramientas, lo que evitará su empleo como actividad inconexa o aislada.
  • Logremos que esta experiencia en la utilización del blog no sea algo puntual, sino que, mostrando sus potencialidades académicas y profesionales, pueda redundar en una actitud positiva hacia la utilización de estos recursos tecnológicos en el aula.

Referencias bibliográficas:

Álvarez, G., y Bassa, L. (2013). TIC y aprendizaje colaborativo: el caso de un blog de aula para mejorar las habilidades de escritura de estudiantes preuniversitarios.  Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento, 10(2), 5-19. 10.7238/rusc.v10i2.1740

Dapía, M., y Escudero, R. (2014). Aprendizaje colaborativo mediante el uso de edublog en la enseñanza universitaria. Valoración de una experiencia. Enseñanza & Teaching, 32(2), 53-72. 10.14201/et20143215372

Durán Medina, J.F. (2011). La contribución del edublog como estrategia didáctica. Electronic Journal of Research in Educational Psychology, 9(23) 331-356. 10.25115/ejrep.v9i23.1440

González-Sanmamed, M., Muñoz-Carril, P.C y Santos-Caamaño, F.J. (2019). Key components of learning ecologies: A Delphi assessment. British Journal of Education Technology, 50(4), 1639-1655. https://doi.org/10.1111/bjet.12805

González-Sanmamed, M., Sangrà, A., Souto-Seijo, A., y Estévez, I. (2018). Ecologías de aprendizaje en la era digital: desafíos para la educación superior. Publicaciones, 48(1), 11-38. Doi: 10.30827/publicaciones.v48i1.7329

Ifinedo, P. (2018). Roles of perceived fit and perceived individual learning support in students´ weblogs continuance usage intention. Journal of Educational Technology in Higher Education, 15(7), 1-18. 10.1186/s41239-018-0092-3

Lee, Y. (2018). The influence of structured guidance on pre-service teachers’ blog writing. Australasian Journal of Educational Technology, 34(3), 30-38. 10.14742/ajet.3094

Pinya, C., Tur, G., y Rosselló, M. R. (2016). Los blogs en la formación docente inicial. Estudios Pedagógicos, 42(1), 223-233. 10.4067/S0718-07052016000100014

Santoveña, S. (2011). Incidencia de los nuevos alfabetismos en la mejora de la calidad de la enseñanza: El caso de los blogs. Aula Abierta, 39(2), 59-68.

Referencia original del artículo:

Muñoz-Carril, P.C.; González-Sanmamed, M., & Fuentes-Abeledo, E.J. (2020). Use of blogs for prospective early childhood teachers. Educación XX1, 23(1), 247-273, doi:10.5944/educXX1.23768

Cómo citar esta entrada:

Muñoz-Carril, P.C., González-Sanmamed, M., & Fuentes-Abeledo, E.J. (2020). ¿Sabemos convertir la tecnología en una herramienta de aprendizaje? El blog en el aula universitaria Aula Magna 2.0. [Blog]. Recuperado de: http://cuedespyd.hypotheses.org/8364

---

Tomado de Aula Magna 2.0 con permiso de sus editores